Lesiones cerebrales

Lesiones cerebrales

El ser humano nace con un sentido de la visión muy primitivo, pero en los primeros años de vida se desarrolla de una forma excepcional llegando a ser el sentido principal en la dirección de nuestras acciones.

La visión es un sistema muy complejo que se encuentra distribuido por todo el cerebro. Existen tres vías neurológicas implicadas en el procesamiento visual.

  1. Via central: via retino-geniculo-cortical: El 80% de las fibras de la retina viajan al córtex visual para su procesamiento. Aquí se va analizar el detalle de la imagen, localización, movimiento, tamaño y forma
  2. Via ambiente: Via retino-colicular: Son el 18 % de las fibras de la retina que viajan hacia el cerebro medio en el colículo superior para la orientación espacial inconsciente. Es la que nos da información sobre nuestra situación en el espacio. Cuando una persona pierde la visión se potencia esta vía.
  3. Otras vias: Ruta retino-hipotalámica: Representan al 2% de fibras que viajan hacia otras áreas núcleo supraquiasmático, hipotálamo, sistema nervioso autónomo,rama simpática. rama parasimpática, glándula pineal. Gracias a estas fibras la luz puede influir en muchos aspectos emocionales y nos ayudan a controlar nuestros relojes biológicos, estado de sueño y vigilia.

Es por ello que cualquier alteración en un área concreta del cerebro puede afectar directamente en la visión, ya sea en la percepción de imágenes, movimientos oculares, afectación del equilibrio e incluso alteraciones en los relojes biológicos.

De acuerdo a los datos manejados por la Sociedad Española de Neurología (SEN) cada año se producen en España al menos unos 100.000 nuevos casos de traumatismo craneoencefálico (TCE) https://www.abc.es/sociedad/abci-traumatismo-craneoencefalico-primera-causa-muerte-incapacidad-paises-desarrollados-201807170207_noticia.html Atendiendo a estas cifras, son muchas las personas que tras sufrir una lesión cerebral puede manifestar alteraciones visuales, que en muchas ocasiones pueden ser daños colaterales en función de la gravedad de cada situación, o en otros casos son la causa de la falta de inadaptación del enfermo a una nueva situación.

Es importante por parte de los profesionales que atienden a este tipo de población conocer que afectaciones sensoriales tiene cada persona y saber los tratamientos adecuados que pueden ayudar a los pacientes en todos los ámbitos, derivando así al especialista indicado. En el caso de la visión, cada alteración visual requerirá un enfoque diferente atendiendo a las necesidades individuales de cada paciente.

Mediante la terapia visual, el optometrista va a mejorar habilidades visuales afectadas por la lesión, potenciando otras vías que no han sido afectadas. Por ejemplo, en el caso de las hemianopsias, pérdidas de campo visual, se potenciarán los movimietnos oculares, memoria visual, localización espacial y conciencia visuoespacial para compensar la pérdida perceptiva del campo visual.

Un trabajo multidisciplinar va a ayudar tanto a pacientes como a profesionales a abordar de una forma muy global la salud de nuestros pacientes.

 

No Internet Connection